Banca Segura por Internet

Banca Segura por Internet

Banca Segura por Internet

Seguridad en línea – Las medidas que tomamos.

Aseguramos que tus transacciones en línea estén a salvo y sean seguras.

Como Banco, estamos acostumbrados a pensar en tu seguridad. El crecimiento de Internet nos ha ofrecido a todos una gran flexibilidad, pero también trae consigo nuevos riesgos contra los que debemos protegernos. En HSBC utilizamos tecnología y prácticas de seguridad estándar de la industria, enfocándonos en tres áreas clave – privacidad, tecnología e identificación – para salvaguardar tu cuenta de accesos no autorizados.

 

Seguridad en Línea – Las medidas que puedes tomar.

Hay muchas cosas que puedes hacer para protegerte en línea. Algunas acciones son simples, otras pueden requerir invertir un poco de tiempo o la ayuda de alguien más.

Te recomendamos que sigas las  Cinco Reglas de Oro

Nuestras Medidas

En HSBC utilizamos tecnología y las mejores prácticas de seguridad de la industria, enfocándonos en tres áreas para salvaguardar tu cuenta de cualquier acceso no autorizado.

Privacidad

En nuestros servicios de Banca por Internet utilizamos el cifrado de datos estándar en la industria.

Sesiones seguras.

Cuando ingresas a la Banca por Internet, se dice que estás ingresando en una sesión segura. Puedes identificar una sesión segura si la dirección URL inicia con https:// o si existe un símbolo de candado cerrado en la esquina inferior derecha de tu explorador de Internet.

Cifrado.

La tecnología de Cifrado SSL (Secure Socket Layer) es utilizada en tu sesión de Banca por Internet para cifrar tus datos personales antes de que abandonen tu computadora, a fin de asegurar que nadie más pueda leerlos. Dependiendo de tu explorador, puede aparecer una ventana emergente para notificarte que estarás ingresando a una página segura.

En HSBC, utilizamos cifrado SSL de 128 bits, lo que es aceptado como nivel estándar dentro de la industria.

Un servicio de correo electrónico en Banca por Internet es protegido similarmente con tecnología de cifrado (a diferencia de tu correo electrónico normal, que usualmente no es seguro).

Vencimiento de sesiones.

Si olvidas salir de sesión después de realizar transacciones en línea, o si tu computadora permanece inactiva por un periodo de tiempo durante una sesión, nuestros sistemas cerrarán automáticamente tu sesión. Las páginas visitadas durante una sesión segura, no se almacenan en los archivos temporales de tu PC.

Tecnología.

Utilizamos varias capas de seguridad – por razones obvias no podemos difundirlas, pero las siguientes son típicamente utilizadas: 

  • Nuestros sistemas operativos son actualizados con los últimos parches de seguridad.
  • Nuestro software antivirus se mantiene actualizado.
  • Utilizamos firewalls para prevenir accesos no autorizados.

Privacidad de Identidad.

Utilizamos usuarios y contraseñas para asegurarnos que estamos tratando contigo.

El acceso en línea a tus cuentas es posible solamente una vez que te has autenticado utilizando el usuario y contraseña correctos. Por esta razón es vital que no compartas tu contraseña y que no utilices la misma contraseña para otros servicios (e.g Yahoo, Hotmail, etc.).

Bloqueo automático.

Después de un número de intentos incorrectos de ingreso al sistema, inhabilitamos el acceso en línea a tu cuenta. Para reactivarlo, debes contactar telefónicamente al servicio habitual de soporte.

Tus Medidas

Hay muchas cosas que puedes hacer para protegerte en línea. Algunas acciones son simples, otras pueden requerir invertir un poco de tiempo o la ayuda de alguien más. 

Te recomendamos que sigas las Cinco Reglas de Oro.

  1. Asegúrate de tener las últimas actualizaciones y parches de seguridad.
  2. Instala un software antivirus.
  3. Utiliza un firewall personal.
  4. Lee nuestros consejos sobre contraseñas.
  5. Utiliza un programa anti-spyware.

Por favor, también lee la información detallada enseguida:

Mantén tus detalles e identidad seguros

El robo de identidad es el acto de adquirir y utilizar la información personal de un individuo sin su conocimiento, por ejemplo, para solicitar ilegalmente un crédito, realizar compras, u obtener acceso a fondos. Debido a que los estados de cuenta y facturas son comúnmente enviados a distintos domicilios, las víctimas pueden no estar conscientes del incremento de su deuda, sino hasta cuando, por ejemplo, son localizadas por los acreedores o cuando les es negada una solicitud de crédito. El robo de identidad puede tardar meses en ser detectado y aún más, esclarecerlo.

Reduce tu riesgo y protege tu información personal en todas tus transacciones financieras, ya sean en Internet o durante tus actividades bancarias normales, siguiendo los consejos que te presentamos a continuación:

Consejos Importantes.

  1. Cuida a donde vas en línea. Si puedes, trata de evitar los Café Internet, Librerías, y otros sitios públicos para los servicios de Banca por Internet, o cualquier otro servicio de Internet que requiera el uso de contraseñas críticas. Esto evitará el riesgo de que la información sea copiada o utilizada indebidamente después de que te vayas.
  2. Aprende sobre fraudes en línea. Mantente alerta de que hay sitios web falsos diseñados para engañarte y recolectar tu información personal. Algunas ligas hacia esos sitios web están contenidas en mensajes de correo que declaran venir de instituciones financieras. Procura, en lo posible, utilizar la dirección web conocida, o utiliza un Favorito, para ingresar a las páginas de los Bancos.
  3. Cambia tus contraseñas. Siempre cambia las contraseñas que pudieran haber sido comprometidas.
  4. Contacta a tu Banco si piensas que alguien más conoce tu contraseña para Banca por Internet.
  5. Protege tu computadora con contraseñas.  Utiliza una contraseña en tu computadora para prevenir que individuos no autorizados accedan a tu información. Si no estás seguro de cómo hacerlo, pudieras necesitar pedírselo a alguien más.
  6. Inhabilita la función de “autocompletar” en tu explorador.  Esto ayudará a prevenir que otros vean tu información personal. En Internet Explorer, por ejemplo, la función de “autocompletar” recuerda datos que has ingresado, incluyendo algunas veces contraseñas. Normalmente, la función de ayuda de tu explorador te dirá cómo inhabilitar la función de “autocompletar”.
  7. Compra en compañías bien reconocidas – y únicamente proporciona datos bancarios durante sesiones seguras.

Mantén tus contraseñas seguras.

Las contraseñas son la llave a la información de tus cuentas en línea, a cuentas de tiendas en línea y  muchas otras actividades en línea. Tu contraseña de Internet de HSBC, junto con tu identificador de Internet, te permiten acceder a tus cuentas bancarias. Por esta razón, tu contraseña debe ser única y estar muy bien protegida.

Consejos Importantes.

  1. Mantenlos para ti mismo.  No compartas tus contraseñas con nadie.
  2. Ser únicas.  Intenta crear contraseñas que sean únicas y no fáciles de adivinar.
  3. Utiliza letras, números y símbolos. Las contraseñas que contienen letras mayúsculas, letras minúsculas, números y símbolos, son más difíciles de adivinar.
  4. Ser diferentes. Evita utilizar la misma contraseña para distintos servicios.
  5. No ser personal.  No te veas atraído a utilizar contraseñas que sean fáciles de adivinar, como son: tu nombre, tu fecha de nacimiento, números telefónicos, nombres de mascotas.
  6. Nunca las escribas. Si realmente necesitas registrar tus contraseñas, entonces utiliza un sistema de codificación, por ejemplo invierte algunas de las letras. Nadie en HSBC te preguntará nunca tus contraseñas para Banca por Internet. Si alguien te las pregunta, esa persona no representa a HSBC.

Mantén tu computadora segura.

Internet ofrece a los hackers la oportunidad de acceder a tu sistema. De hecho, aún cuando la web es de gran ayuda para encontrar las demos, descargas, y música que deseas, es cuando haces esto que pudieras estar más en riesgo.

Asegúrate de tener las últimas actualizaciones de seguridad y parches.

Continuamente, se descubren vulnerabilidades en sistemas operativos y en exploradores de Internet. Antes de que el fabricante pueda liberar un parche de seguridad para corregir estas debilidades, éstas pueden ser aprovechadas por autores de virus y hackers para obtener acceso no autorizado a aquellas PCs que aún no han sido parchadas.

Para revisar los parches y actualizaciones, debes visitar el sitio web del fabricante, normalmente en su sección de Descargas.

Los usuarios de Microsoft pueden visitar: windowsupdate.microsoft.com que puede revisar automáticamente lo que se requiere y sugerirte que lo descargues.

Usa y actualiza regularmente un programa antivirus.

Tal vez ya estés utilizando un programa antivirus, pero para que sea efectivo, el programa debe ser actualizado continuamente con los archivos de las últimas “definiciones de virus”. Si no estás seguro de cómo hacerlo, refiérete a la función de Ayuda del propio programa antivirus.

Existen muchos programas efectivos de dónde escoger, aunque los más comunes comercialmente son de McAfee, Symantec (Norton) and Sophos.

También es posible obtener protección antivirus gratuita. Buscando en Google por “antivirus gratis” (o en Inglés “free antivirus”) encontrarás una lista de los más populares.

Utiliza firewalls personales.

Un firewall es otro pequeño programa que ayuda a proteger tu computadora y su contenido de extraños en Internet. Cuando está configurado en forma apropiada, detiene el tráfico no autorizado hacia y desde tu PC.

Existen varios programas efectivos de donde escoger. Algunos ejemplos comerciales son de Zone Labs , Symantec (Norton), McAfee y Computer Associates.

Lee nuestros consejos de Contraseñas.

Mantén tus contraseñas seguras. Las contraseñas son la llave a la información de tus cuentas en línea, a cuentas de tiendas en línea y a una multitud de otras actividades en línea. Tu contraseña de Internet de HSBC, junto con tu identificador de Internet, te permiten acceder a tus cuentas bancarias. Por esta razón, tu contraseña debe ser única y debe estar muy bien protegida.

Mantenlos para ti mismo. No compartas tus contraseñas con nadie.

Ser únicas. Intenta crear contraseñas que sean únicas y no fáciles de adivinar.

Utiliza letras, números y símbolos. Las contraseñas que contienen letras mayúsculas, letras minúsculas, números y símbolos, son más difíciles de adivinar.

Ser diferentes. Evita utilizar la misma contraseña para distintos servicios.

No ser personal. No te veas atraído a utilizar contraseñas que sean adivinadas fácilmente, por ejemplo, tu nombre, tu fecha de nacimiento, números telefónicos, nombres de mascotas.

Nunca las escribas. Si realmente necesitas registrar tus contraseñas, entonces utiliza un sistema de codificación, por ejemplo invierte algunas de las letras.

Nadie en HSBC te preguntará nunca tus contraseñas para Banca por Internet. Si alguien te las pregunta, esa persona no representa a HSBC.

Cambia tus contraseñas. Siempre cambia las contraseñas que pudieran haber sido comprometidas.

Contacta a tu Banco si piensas que alguien más conoce tu contraseña de Banca por Internet.

Utiliza un programa anti-spyware.

Spyware es el término utilizado para describir programas que corren en tu computadora con el propósito de monitorear y registrar el modo en el que navegas en la red y los sitios que visitas. Por ejemplo, el spyware puede combinar información sobre tu comportamiento en línea con aquél de muchos otros usuarios para generar datos de investigación de mercado. Esta información puede ser comprada y vendida por compañías interesadas en mejorar el modo en que los sitios están diseñados y cómo se utiliza el Internet.

Puedes o no, desear que tu uso de Internet sea monitoreado de este modo. Además, así como el spyware puede ser utilizado solo para mejorar la experiencia de navegación en Internet, también podría ser utilizado para extraer información personal que hayas ingresado, incluyendo contraseñas, número telefónicos, número de tarjetas de crédito y números de credenciales de identificación.

El spyware es comúnmente instalado a una PC como parte de una descarga gratuita de otro servicio – por ejemplo en un servicio que presume mejorar el rendimiento de tu PC. Algunas veces tu aceptación con la descarga es solicitada en letras pequeñas, pero el spyware puede también ser instalado en tu PC sin tu aceptación o sin tu conocimiento.

El spyware no es lo mismo que un virus, en el primero únicamente se registra lo que haces, en lugar de alterar cómo trabaja tu máquina. Por ello, los programas antivirus no son efectivos para identificar y eliminar el spyware; necesitarás descargar y ejecutar un programa anti-spyware.

Los programas de seguridad anti-spyware que se encuentran actualmente disponibles incluyen a McAfee, Spybot Search and Destroy, AdAware, Spyware Eliminator, Spyware Doctor y Microsoft Windows Defender. Recomendamos firmemente que instales y utilices un producto anti-spyware con buena reputación para protegerte a ti mismo contra el spyware en tu PC.

Consejos Importantes.

  1. No compartas computadoras. Inhabilita las facilidades de “Compartir archivos e impresoras” de tu computadora para ayudar a prevenir accesos no autorizados. Utiliza la función de ayuda de tu computadora para encontrar las instrucciones correspondientes.
  2. Extensiones de archivos. La mayoría de los sistemas operativos utilizan extensiones de archivo. Por ejemplo, un documento de Word termina con .doc y una imagen fotográfica puede terminar con .jpg. Por default, algunos sistemas operativos no muestran estas extensiones. Mientras que esto da una mejor apariencia de presentación a los nombres de archivos, también provee a los virus los medios para ocultarse. Utiliza la función de ayuda de tu computadora para encontrar los pasos necesarios para mostrar las extensiones de los archivos. Cualquier archivo que aparente tener una doble extensión – e.g. wow.jpg.pif es casi por seguro un virus y nunca debes abrirlo.
  3. Ten cuidado al abrir cualquier mensaje no esperado con datos adjuntos. Un medio común para distribuir virus es a través del correo electrónico. Algunos virus envían copias de ellos mismos a todos los contactos de una PC infectada. Esto significa que pudiera parecer provenir de alguien a quien conoces. Nunca abras un documento adjunto de un mensaje de correo electrónico que contenga un archivo que termine en .exe, .pif, .vbs, ya que estos son comúnmente utilizados por los virus.

Mantén tu sesión de Banca por Internet segura.

Deberías asegurarte de que tú y tu familia están conscientes de los peligros potenciales y conocer la mejor manera de lidiar con ellos. Existen dos áreas clave en las cuáles enfocarse:

Ingreso al sistema. Asegúrate de ingresar tu contraseña(s) correcta(s) sin que los detalles sean divulgados inadvertidamente a alguien que pudiera estar observando sobre tu hombro.

Salida del sistema. Recuerda siempre salir de tu sesión de Banca por Internet, y cerrar tu explorador cuando hayas terminado de utilizar el servicio bancario. Esto limpiara en la memoria de tu PC todos los rastros de tu visita.

Consejos Importantes.

  1. Memoriza las llaves de tu acceso. Tu identificador y contraseña de Banca por Internet son tus llaves para acceder a nuestros servicios en línea. Únicamente la combinación correcta de éstas te permitirá el acceso.
  2. No utilices ligas para acceder a nuestro sitio.  Siempre ingresa la dirección web o utiliza un Favorito. No utilices una liga que se encuentre en un mensaje de correo electrónico o en otra página web, pues esta pudiera llevarte a un sitio web falso que pudiera verse exactamente como el nuestro.
  3. Evita utilizar computadoras compartidas para la Banca por Internet. Trata de evitar el uso de PCs públicas compartidas, como aquellas en los Internet Cafés, para acceder a la Banca por Internet.

Mantén tu correo electrónico seguro.

Generalmente, el correo electrónico que es enviado o recibido a través una dirección de correo habitual (e.g., tunombre@hotmail.com) no es seguro o no está encriptado para proteger su contenido. Por lo tanto, cualquier información personal que envíes en un mensaje, corre el riesgo de ser interceptado por personas no autorizadas. No envíes tu clave y/o contraseña de Banca por Internet por correo electrónico a nadie – nunca.

 

Consejos importantes.

 

  1. Nunca envíes información sensitiva por correo electrónico.  No contestes a ningún mensaje no esperado que te requiera información personal.
  2. Ten cuidado al abrir cualquier mensaje de correo electrónico no esperado con archivos adjuntos.  Un modo común de un virus para distribuirse es a través del correo electrónico. Algunos virus envían copias de ellos mismos a todos en la lista de contactos de una PC infectada. Esto significa que pudiera aparentar venir de alguien a quien conoces. Nunca abras los archivos adjuntos de un correo electrónico que contenga archivos con terminaciones .exe, .pif, .vbs ya que estos son comúnmente utilizados por los virus. Cualquier archivo que aparente tener una doble extensión es casi seguro un virus y debe ser borrado. Utiliza la función de ayuda de tu computadora para más instrucciones.
  3. Revisa a quién utilizas como tu Proveedor de Servicios de Internet (ISP por su significado en inglés Internet Service Provider). Además de variar en precios, los proveedores de Internet ahora ofrecen una serie de servicios que incluyen protección contra virus en los mensajes correo electrónico que pudieran llegar infectados por virus.

Protégete a ti mismo – aún si no estás en línea.

Aún cuando no estés en línea, hay mucho que puedes hacer para protegerte a ti mismo. Esto se centra en mantener la información privada estrictamente privada.

 

Consejos Importantes.

  1. Mantén tus detalles a salvo.  No te sientas tentando a compartir tus identificadores de usuario, contraseñas, o cualquier identificador o detalle personal con alguien más. Tampoco debes proveer información personal a cualquiera en el teléfono o en un sitio web, a menos que hayas verificado plenamente la identidad de quien recibirá esa información. HSBC nunca te pedirá tus contraseñas de Internet por teléfono. Debes memorizar tus contraseñas; no mantengas algún registro de ellas en tu cartera o bolso.
  2. Revisa tus estados de cuenta.  Revisa en tus estados de cuenta bancarios y de tarjetas de crédito cualquier transacción o retiro inusual, y notifícalo al Banco inmediatamente si sospechas de alguna discrepancia.
  3. Notifica a tu Banco de cualquier cambio.  Avísanos sobre cualquier cambio en tus datos personales (e.g. cambio de domicilio).
  4. Guarda en un lugar seguro tus documentos bancarios como los estados de cuenta y las chequeras.
  5. Tarjetas bancarias y de crédito.  Si planeas cancelar una tarjeta (o si ha expirado) destrúyela inmediatamente cortándola en dos a lo largo del número de cuenta y de la banda magnética.
  6. Mantente a ti mismo y a tus propiedades a salvo y protegidas para minimizar el riesgo de robo.  Ten cuidado con cualquier información personal que deseches. Si puedes, destruye los recibos, formatos pre-aprobados de tarjeta de crédito, estados de cuenta bancarios y facturas que contengan información personal.